Seguiriyas de la Dación en Pago

Lun, 20/05/2013 - 12:40 -- maka

El colectivo flo6x8 junto con La Casa Invisible

realizamos un par de acciones en sendas oficinas del BBVA de Málaga.

A invitación de La Invisible, realizamos un taller en el marco de sus "Jornadas de flamenco" y estas acciones fueron el colofón. 

Estamos muy agradecid·s a La Invisible y a l·s participantes en el taller por la hospitalidad y el cariño con que nos han recibido. Tras este encuentro, La Invisible es otro de los Consulados en Rebeldía de flo6x8.

___Mundo y formas del flamenco 2.0:
Málaga: seguiriyas por la dación en pago

La dación en pago es una de las reivindicaciones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, uno de los colectivos de afectados por la crisis económica y por el derecho a la vivienda más acertados y consecuentes de todo el territorio español. Una de sus principales demandas es hacer frente a las ejecuciones hipotecarias, acabar con los desahucios y que sea aceptada la dación en pago. La dación en pago consiste en la entrega del inmueble al banco como solución al impago de la hipoteca, una fórmula generalizada en la UE y en EEUU. Sin embargo, si en España dejas de pagar la hipoteca estás a un paso de la exclusión social aun cuando el banco se quede con la casa (se la quedan por la mitad de lo que ellos mismos la tasaron, así que te quedas en la calle con la mitad de la hipoteca y los costes judiciales por pagar). 

Con nuestra acción hemos querido denunciar esta situación. La seguiriya es un palo escueto, serio, solemne, que expresa aflicción y a través del que nos hemos solidarizado con el sufrimiento de los centenares de miles de familias desalojadas de sus viviendas y desamparadas de los últimos años. En las seguiriyas que se han bailado al BBVA se les han entregado más de cuarenta llaves de hogares denunciando este robo consentido por nuestro gobierno y reivindicando la dación en pago.

Firma contra la usura bancaria y el fraude hipotecario:
http://www.petitiononline.com/pah/pet...

En tu casa como en la calle, ¡Patea al capital!