Patea el capital: la Niña NINJA rompe el monedero